22 de abril de 2014

Luz verde



 

Camina el cambio

pero enseguida se detiene cual latido

marginado por las miradas de los sádicos.



Imaginaste un final y ahora es el inicio

de todo lo que jamás pudiste consentir;

lejos se encuentra el hogar que no te cede

el destino que tampoco fue benévolo contigo

hace al menos un par de décadas

y dos o tres sin sentidos.



Camina el cambio

y las alacenas se colman de deseos

que nada tienen que ver con lo que tú deseas.



Imaginaste un principio cuando la juventud

era una aventura que jamás llegaría a su fin;

muchos ya han fallecido a causa de una convulsión

o a consecuencia de una fatiga vinculada

con el rumor de un seco e irritado suicidio.



Occidente tiembla dos veces por semana

aunque ahora tu pasos te alejan

del principio donde pernoctan

todas las cosas con peso exacto

pero sin contenido concreto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada