5 de mayo de 2014

Lengua Usual



Caes al suelo
y el suelo comenta las resonancias
de toda una existencia maldecida
por el ocaso entusiasta.

Caes al suelo y haces magia
cual reflejo quebradizo.
Movimientos más rotundos fueron
Derribados y ejecutados sin remedio
a causa de la gravedad de las piedras,
o por culpa de la desecación de las bocas
que insinúan vencimientos molidos
a palo seco.

Caes al suelo
y repican en Oriente tus anatemas.

Recorres con tu dedo índice
la sangre dispersada a causa
de las hostilidades del día a día.
Enseguida palpitan frente a tu revés
la desilusión de mil lenguas usuales,
ideas gustosas, mansamente transgredidas
por las encías de una malignidad común.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada