14 de junio de 2012

ASTRAL




Pasos rematados, cerco a los idealistas impetuosos,
notas amargas de postales que no recibí,
absenta para desayunar, ebrio de nostalgias
denostadas por los gurús del S. XXI.

Rememoro el grito de libertad
y la secuencia de imágenes que batieron palmas:
eran tiempos de resonancias magnéticas,
virus ejecutores
e intensos dolores de cabeza.

Enseguida llegó el Armagedón
y muchos expelieron sangre: habíamos olvidado
el significado exacto de lo astral,
habíamos dejado a un lado la clemencia del día a día,
hasta que del cielo llegó la inmolación
y así supimos que no somos dioses,
ni siquiera seres con coeficientes
aptos para sospechar cataclismos.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario